martes, 20 de diciembre de 2016

Carrera de las Empresas 2016 (Madrid): la crónica

De todo se sale
 Después de muchísimos meses, concretamente 28 (casí nada al aparato), me he vuelto a poner un dorsal con la intención de exprimirme un poco. La lesión que sufro desde noviembre de 2014 me ha dejado correr a ratos, pero no me ha permitido tener la continuidad suficiente para poder plantearme nada serio a nivel deportivo. Recaídas, desánimo, mala leche...qué os voy a contar que no sepáis.

Para quitarme el síndrome de abstinencia he hecho algo de bici y deporte salud, e incluso he acompañado a mi padre en varias carreras durante 2015 y 2016 (de memoria me vienen a la cabeza la Vallecana, Canillejas, la Carrera contra el Cáncer, la Carrera del Agua, la Carrera del Taller o la Madrid Corre por Madrid). En todas nos movimos entorno a los 5 min/km y aunque cuando estás tocado eso te sabe a gloria, siempre te queda el run-run de volver a apretar el acelerador, hacer series, controlados y competir a lo que te dé el cuerpo.

Y parece ser que poco a poco veo la luz al final del túnel. Desde el verano estoy siendo muy cuidadoso con las cargas de entrenamiento, escuchando mucho al cuerpo, trabajando en serio la fuerza y tratando de evitar por todos los medios dar pasos atrás. Algún día sigo teniendo ligeras molestias pero llevo unos cuantos meses con continuidad, que como he dicho alguna vez en el blog, es la clave de este deporte.

Total, que hace unas semanas en mi trabajo decidieron que éste era un buen año para participar por primera vez en la Carrera de las Empresas y pensé que era una buena ocasión comprobar el estado de forma real. Me decanté por la versión corta y zapatillas de rodar para evitar riesgos en la medida de lo posible.

El recorrido de la carrera no es muy atractivo, el clásico sube-baja en la Castellana, pero el ambiente fue bastante bueno a pesar de la rasca a las 9 de la mañana. Mucha, mucha gente, y sobre todo, muchas, muchas mujeres. Está claro que la tan manoseada equidad está llegando a las carreras populares.

Salida rápida y 3 kms para arriba que me tomo a ritmo de controlado, entorno a 4:10 min/km giro y a darle zapatilla, buenas sensaciones y dos últimos kms a 3:30 y poco que me dejan un gran sabor de boca. De verdad que creía que nunca volvería a tocar esos ritmos. Resumen, 6 km a 3:49 min/km de media (que si miramos atrás es más lento de mi marca en medio maratón) pero que me hacen sentirme corredor otra vez.

Es difícil que vuelva a correr como corría pero...¿y si sí?

viernes, 1 de julio de 2016

Fuck you runner!

El otro día, echando un vistazo a una revista, me di cuenta que el nivel de tontería en el mundo "runner" (otrora atletismo popular) está alcanzando cotas insospechadas.

De hecho, por un momento dudé si estaba leyendo la versión inglesa o americana de Runner's World...pero no, perlas como "make every run an adventure" "Victory Endurance means go" "two teams North vs South" "Women's Health fit night out" o "yo dona run the night by Sanitas" estaban presentes en los anuncios de las páginas de la edición española de esta popular revista.

Supongo que los creativos y responsables de publicidad de marketing de la industria de esto "del correr" lo tendrán más que estudiado (marcas como Polar o Garmin no dan puntada sin hilo) y estará demostrado que la publicidad con reclamos en inglés es más efectiva para el corredorcito de a pie, pero sinceramente, a mí no me gusta.
Por un lado, creo que el castellano es un idioma lo suficientemente rico como para anunciar cualquier producto de manera efectiva y por otro, siempre me queda el regusto amargo de tener claro que la creencia generalizada es siempre "lo de fuera" es mejor. En fin, qué le vamos a hacer...